Portal dedicado al bandoneón, bandoneonistas y su música

“En Suiza trabajo con libertad” – Marcelo Nisinman

“En Suiza trabajo con libertad” – Marcelo Nisinman

18 ago 2012

por Jésica Ruiz – Revista la Milonga Argentina

 

Bandoneonista y compositor. Marcelo Nisinman parece un iluminado, desde que Ástor Piazzolla le dio subendición y de ahí arrancó una trayectoria imparable tocando con artistas de alcance internacional. Elegido para tocar con Ute Lumper en su reciente visita por Buenos Aires, muestra en su nueva obra, Tango Art, un exclusivo material con composiciones propias inspiradas en las Aguafuertes porteñas de Roberto Arlt y una recreación de El corazón al Sur, en memoria de Eladia Blázquez.

Se muestra como uno de esos artistas que trabajan en silencio, pero de manera inquieta y polémica. Pacífico, pero podríamos visualizar ciertos pensamientos revoloteando por su cabeza. Dice que hay que diferenciar el arte del trabajo arduo.

Hoy, triunfa en Europa, dándole al tango una nueva expresión y una técnica que rompe con las reglas tradicionales del 2×4. “Tango Art” sorprende por su inteligencia en entremezclar sonidos urbanos y un bandoneón comandado a la distancia. Innovación con estilo propio.
Demonio Del Insomnio, Tango For Bad People, La Terrible Sinceridad, son composiciones con títulos que juegan con el extremismo,

¿A qué se debe esto?

Mi vida es así. El hecho de haber nacido en Buenos Aires me volvió una persona acelerada y radical.  Ahora estoy en Suiza, donde el ritmo es absolutamente todo lo contrario.

¿Por qué te fuiste del país?

Para estudiar composición. Primero fui a Francia y entré al conservatorio. A mí me gustaba mucho el tango, pero acá se repetía mucho el mecanismo musical para componerlo.
Nada que ver lo que uno se imagina de Europa, cuando uno empieza a vivir ahí. Estaba en París y sufría, todo me costó mucho. No me fue fácil.

¿Hacés de la música un experimento?

Me aburre la monotonía, lo que está establecido. Yo reconozco cuando un tango se hace a la ligera y cuando estás tomando estrofas de otro autor.
Es una especie de fiaca artística. Eso es lo que NO quería para mí. Me da vergüenza hacer eso. A veces, hago todo lo contrario, apunto hacia algo tradicional para después romperlo.

¿Cómo era el Piazzolla que solía ir a cenar a tu casa?

Ante todo nos conocimos porque le envié una carta en su casa de Punta del Este, pensé que me iba a atender la empleada, pero apareció él. Al día siguiente, me llamó y me invitó a su
casa. De ahí empezó una amistad. Venía cada dos meses a ensayar a la casa de mis padres. Ellos no son músicos, pero tienen un gran piano en mi casa que él adoraba. Entonces,
yo lo tenía a Astor 4 horas en mi casa todos los días. Él quería que lo observara.

¿Era un hombre duro como se suele decir?

Era un hombre normal. Lo que pasa es que acá hay una especie de amiguismo, de no decir algo por herir al otro. Entonces, hay una especie de cono de silencio. Él decía lo que
pensaba y eso le traía muchos problemas.

¿A vos te frustró con algún comentario o recomendación que te dio?

Al contrario, me apoyó. La generación anterior de bandoneonistas como Mosalini, Mederos o Binelli… ellos nunca entendieron a Piazzolla, están convencidos de que Astor les cagó la vida. Es un pensamiento necio. De un genio tenés que aprender.
Tenés que estar agradecido. Ellos se sentían como en competencia erróneamente. Yo seguí mi camino, hice mi vida en Suiza, con gente diferente, entonces mi forma de proceder es distinta. Una de las cosas por las cuales no lo seguían a Astor fue por razones socio-políticas, sabían que el tango se venía abajo y que Piazzolla era la continuación. Sabían que si no se actualizaban, se venían en banda.

Y así fue. Piazzolla se fue para arriba y ellos para abajo.

¿Por qué no querés establecerte nuevamente acá?

No quiero volver sólo por razones artísticas. Porque allá trabajo con libertad y me apoyan con lo que hago. Vuelvo 3 ó 4 veces por año, por eso extraño, pero no lo sufro. Si nunca me hubiese ido, hubiera tenido una idea de lo que podría llegar a vivir, pero no es lo mismo. Igualmente,
Buenos Aires siempre luce bonita.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>